Páginas

Buscar en el blog

sábado, 31 de diciembre de 2011

¡¡¡Feliz 2012!!!

Cientos de melillenses, que digo cientos, miles de melillenses, cientos de miles de millones  me saludan por la calle y me dicen lo bueno que es este blog. De hecho, me dicen que yo tenía que haber sido el próximo Delegado del Gobierno (Abdelmalik el Barkani me ha fastidiado el plan).

Cuando pasen las fiestas volveremos con temas interesantes. Hablaremos del malestar de algunos compañeros de la prensa por el uso que sus jefes dan a la subvención publicitaria de la Ciudad Autónoma y también conoceremos el Centro de Reforma de la Purísima desde dentro. Además, continuaremos con la segunda parte del cuento sobre Mel-y-ya.

Mientras tanto, os dejo con un estupendo vídeo que ha realizado estos días el director melillense Bruno Barranco. La técnica, el timelapse.


sábado, 24 de diciembre de 2011

Cuento de Navidad

viernes, 16 de diciembre de 2011

Destapando a Cultura en Mel-y-ya. Primera parte

Puesta de sol en la Ciudad Autóctona de Mel-y-ya
"Sentimos el uso, sin autorización previa por su parte, de las citadas fotografías por personas que están en el ayuntamiento sacándose los mocos y designadas para sus puestos por dedocracia. Rogamos acepte nuestras disculpas. Las eliminaremos del cartel  de manera inmediata o le pagaremos por su uso".  Ésa sería la manera correcta de actuar cuando una institución pública roba fotos ajenas para publicitar sus eventos. Ahora contaré cómo actúa la Consejería de Cultura de la Ciudad Autóctona de Mel-y-ya.

Mel-y-ya es una ciudad norteafricana situada  a orillas del mar Mediterráneo. Podría entretenerme relatando más detalles de este antiguo enclave fenicio, pero teniendo Google Maps a mano es tontería, la encontrarán muy cerquita de Melilla. Así que vamos a contar la historia de hoy.

Me cuentan aficionados a la fotografía en Mel-y-ya que "lo normal es que nos roben las fotos sin pedir permiso ni indicar el autor" para usos institucionales. Lo habitual es instar al Gobierno a que retire las fotos robadas o a que las pague, como es lógico. Sin embargo, el portazo en las narices a los autores de las instantáneas es lo más común y les  recomiendan con desprecio los juzgados si quieren reclamar algo. Pues bien, uno de esos fotógrafos lo ha hecho. Se ha plantado con sus cojones abogados para reclamar lo que es suyo, y lo ha conseguido.

lunes, 12 de diciembre de 2011

¿Cerdos o tramposos?

Hace bien poco, en una entrada del blog, un compañero bloguero me comentó que publico "con el arrojo y el valor de un piloto de la RAF en la II Guerra Mundial". Sin duda el comentario hizo aumentar mi ego hasta cotas estratosféricas, pero me considero más bien un piloto japonés kamikaze cayendo sobre el  USS Enterprise. Ahora, el periodismo idealista vence al pragmático por goleada en estas líneas. Cuando escribo lo hago con los designios del corazón dejando a un lado lo que me dicta la cabeza, lo sensato y lo coherente. Frente a comentarios de ánimo para que siga, hay muchos otros que me dicen que ya está bien, que lo que hago me cerrará puertas en el futuro. "No vas a trabajar en un medio de comunicación de Melilla como sigas así", me dijo un amigo bien relacionado. Bien, pues que así sea si debe ser.

El pragmatismo hoy en día es considerado más como una forma de pensar que como una corriente filosófica. Se trata de una actitud que valora el sentido práctico de las cosas en detrimento de lo ético. Esta forma de pensar está muy instaurada en los medios masivos de comunicación. Allí, en esas empresas cuyo objetivo son los beneficios y no el servicio público, los periodistas tienen que practicar a la fuerza, bajo amenaza de perder su trabajo, una escritura pragmática ¿Es práctico denunciar, en un periódico subvencionado por el ayuntamiento con más de 400.000 euros al año en publicidad, las contrataciones a dedo de empresas para dar servicios al consistorio? No, no lo es. Si la cabecera publicara tales acusaciones al año siguiente dejaría de ingresar un pastizal, y además, tira piedras contra su propio tejado. 

El periodismo pragmático no sólo se limita a escoger una agenda informativa, que dice sobre qué hay que pensar,  también edulcora los hechos para darle un sabor más adecuado a su amo: El poder, que a la postre, facilita el dinero. Bienvenidos al modelo de prensa liberal subvencionada en el que la objetividad brilla por su ausencia.

En este mejunje, tras buscar información para un trabajo de la Facultad, me encuentro con una curiosa clasificación binaria de las personas según el filósofo francés Jean Paul Sartre. Sólo existen 2 clases de hombres, los cerdos y los tramposos. El humanista concluye que los cerdos son aquellos que cuando tienen hambre hacen todo lo que sea necesario para llenarse el buche, sea cual sea el precio. Los tramposos son bien distintos, simulan sumisión pero luego hacen lo que les da la gana. Si un superior les ordena cumplir una orden injusta asienten con la cabeza y cruzan los dedos en la espalda, hacen trampa. Parece que la clasificación sartreriana es perfecta para el mundo periodístico.

sábado, 10 de diciembre de 2011

Senadores, alcaldes, fanboys y sueldos

Sueldo de los senadores antes de la reducción en un 10% por Real Decreto

¡Extra! ¡Extra! El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, renuncia a su sueldo de alcalde y se queda 'sólo' con los emolumentos de  senador ¡Qué virtud! ¡Qué ejemplo! ¡Qué buen político! Y un huevo de ballena (Sí, ya lo sé, la mía es una ballena especial).

La noticia saltaba a la palestra hace 3 días. Inmediatamente, numerosos fanboys peperos en Twitter, cerraron filas entorno a su lider local enarbolando la gran altura moral del malagueño. Así lo cuenta el columnista de Vocento @teoleongross en su texto de ayer. "Los políticos que renuncian a un doble sueldo, un coche oficial de lujo o un iPad de gañote, suelen anunciarlo a bombo y platillo. Parecen menos preocupados por la ética que por la propaganda. Así contribuyen a que parezca extraordinario un comportamiento que debería ser normal. No hay que celebrárselo, como si se tratara de los héroes de Hegel", dijo León Gross en Diario Sur.

En Melilla tenemos la misma situación, ya lo comenté en una pasada entrada. Un alcalde, Juan José Imbroda, que lleva desde 2008 compartiendo ambos cargos y recordando, un día sí y otro también, que trabaja gratis por la ciudad  ya que le paga el Senado. Cómo si pudiera elegir... León Gross, muy acertado, apuntaba que el sueldo de la cámara alta es irrenunciable, y que por ley, no puede tener otro más de carácter público. Por tanto, renunciar a la pasta como alcalde no es ningún mérito, está obligado.

Así que ya está bien de tomarnos el pelo, a los malagueños y a los melillenses.  Por cierto, sigo esperando la declaración del sueldo que cobra Imbroda en el Senado ¿No estaría bien que todos, incluidos altos cargos, lo hicieran? Entonces, ¿por qué sólo publica que le dieron 10.540 euros en dietas? Llamaré a Iker Jiménez a ver si sabe algo.

martes, 6 de diciembre de 2011

¿Menores o inmigrantes?

Quino, creador de Mafalda, dibuja a petición de Unicef a
su personaje reivindicando los Derechos del Niño.
Un día más nos levantamos con una nueva noticia sobre inmigración en Melilla. Nuevas llegadas de inmigrantes, rotura de la valla fronteriza o saturación en los centros de acogida suele ser la tónica habitual en estos asuntos.

Hoy toca el de la saturación, pero no la del CETI que ya la vimos este pasado verano, sino la del centro de acogida de menores de 'La Purísima'. Con capacidad para 120 personas alberga en la actualidad a 182, muchas de ellas viviendo en las zonas comunes por falta de espacio

Aprovechando la noticia os cuelgo una entrevista, vía email, que tuve con José Palazón hace algunos días sobre la situación de estos menores. Una pena no haber podido hacerla en persona para profundizar en los temas, otra vez será.

Estudió empresariales y es profesor con una inmensa vocación. Quizás una de las labores más importantes que realiza es la de proteger los derechos de los más indefensos, los niños. Él es José Palazón, fundador de la Asociación Pro Derechos de la Infancia (PRODEIN). Parte de su trabajo al mando de la ONG consiste en defender y apoyar a menores indocumentados que llegan a Melilla, la mayoría, de Marruecos.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Destapando la Navidad en Melilla

Iluminación de la Avenida Juan Carlos I
¡Qué bonita está Melilla iluminada con el espíritu de la Navidad!, entiéndase por espíritu, el maravilloso y "austero" alumbrado festivo. No he podido verlo aún 'in situ' pero las fotos que he encontrado  son de una belleza cautivadora. Además, contamos con esas nuevas bombillitas del tipo LED, las que gastan muy poquito ¡Genial!, seguro que mantenerlas estos días de paz, amor y del plus para el salón (¿por qué no?), sale muy baratito. Pues no, tonto, que eres tonto

En realidad  ha costado una barbaridad pese al ahorro del 15% en la instalación (un porcentaje miserable, todo hay que decirlo) con respecto a 2010. Sí, han ahorrado, pero sigue siendo una monstruosidad para una ciudad como Melilla. Vamos a comparar el gasto de otros ayuntamientos con el de Melilla. Todavía no te digo lo que ha costado la iluminación de la ciudad, es para que tenga emoción la cosa.
Madrid: 2,5 m. de euros 
Málaga: 900.000 euros 
Sevilla: 400.000 euros 
Oviedo: 237.000 euros 
Toledo: 182.000 euros
Santander: 100.000 euros 
Valencia: 89.000 euros  
Zaragoza: 73.000 euros  


Y ahora mi queridísima Melilla:

domingo, 4 de diciembre de 2011

0,75 euros por un artículo #gratisnotrabajo

Noche movidita en Twitter. El hashtag #gratisnotrabajo es trendig topic mundial tras la denuncia de una periodista a la que le ofrecían 0,75 euros por artículo de 800 caracteres mínimo. El movimiento en la red de micro-blogging ha sido impulsado por la Asociación de la Prensa de Madrid.

La profesión casi ya no puede caer más bajo, y digo casi, porque parece que no ha tocado fondo aún. En Melilla el sector no puede estar peor. Mucho trabajo, poco sueldo y una constante presión por parte del ayuntamiento local que paga buena parte de los míseros sueldos. No, no estoy loco, es el Gobierno local el que con sus subvenciones encubiertas, a modo de convenios de publicidad, 'salva' las cuentas de los medios que hay en la ciudad.