Páginas

Buscar en el blog

miércoles, 21 de enero de 2015

El entrenador del Melilla Baloncesto pide disculpas tras mi denuncia por agresión



Reproducción literal de la información aparecida en El Faro de Melilla el miércoles 21 de enero de 2015:

Alejandro Alcoba pide disculpas al periodista que le denunció por agresión
Los hechos ocurrieron el pasado sábado en el puerto deportivo. El entrenador del Melilla Baloncesto quedará absuelto de una falta de maltrato, por la que había sido denunciado.
Silvia Perdiguero
El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 acogió ayer la celebración del juicio por una falta de maltrato contra el entrenador del Melilla Baloncesto, Alejandro Alcoba, quien el pasado sábado fue denunciado por un periodista de CablemelTV, Javier García Angosto. Durante la vista, el denunciante comunicó al juez que previamente Alcoba le había pedido disculpas por lo sucedido. En consecuencia, se dictará una sentencia absolutoria.
El periodista explicó al juez que había aceptado las disculpas del entrenador melillense "en un gesto de caballerosidad" y expresó su deseo de no continuar con el juicio. Igualmente solicitó al magistrado que en la resolución hiciera constar expresamente que Alcoba le había pedido disculpas por lo sucedido el pasado sábado en el puerto deportivo Noray, pues, “la credibilidad es mi tesoro más preciado como periodista”, dijo García Angosto. El juez le recordó que a la Justicia no se pone condiciones, si bien explicó que en la sentencia se hará constar lo sucedido en el juicio.
El entrenador únicamente intervino en el juicio para confirmar que había pedido disculpas al denunciante “sin entrar en más detalle”. El Ministerio Fiscal y la abogada de García Angosto no formularon acusación y la defensa de Alcoba únicamente solicitó una sentencia absolutoria.
Los hechos ocurrieron en uno de los locales de ocio del puerto deportivo en la madrugada del pasado 17 de enero en el que coincidieron García Angosto y Alcoba.
Ambos acudieron por separado al citado local y se encontraban en diferentes grupos de amigos. En un momento dado de la noche, Alcoba se acercó a donde estaba García Angosto y sin motivo aparente éste comenzó a increparle “llegando incluso a tocar su cara, provocando que las gafas que portaba el periodista salieran despedidas”, según consta en la denuncia que García Angosto interpuso en la Comandancia de la Guardia Civil.
Ni las gafas de García Angosto sufrieron daño o lesión alguna, pues inmediatamente el personal de seguridad del local de ocio intervino y expulsó del establecimiento al entrenador melillense.
Parecía que las aguas habían vuelto a su cauce, pero según explicó el periodista a la Guardia Civil, al salir del local vio que Alcoba y las personas que le acompañaban estaban “esperándole”. Decidió abandonar el puerto deportivo y se “ocultó” en el control de seguridad de la entrada del puerto, desde donde avisó a la Benemérita.



Aprovecho la ocasión para concretar que, tras las disculpas sinceras de Alcoba, el tema queda zanjado. Le deseo lo mejor en su vida profesional y, como no puede ser de otra manera, espero que desde el banquillo  del Melilla Baloncesto lleve al equipo a la victoria.

Al mismo tiempo, quiero agradecer públicamente el apoyo incondicional que me ha brindado la empresa en la que trabajo. Desde el primer momento sus responsables se han preocupado por mi bienestar en todos los sentidos posibles. Gracias a todos los que hacen posible Cablemel TV, Vinilo FM y La Luz de Melilla. Gracias por contar lo que otros no quieren o no pueden. Gracias a todos los que me han apoyado vía redes sociales y saludos cordiales a los que me han 'lapidado' también en ellas.

Por último, invito a reflexionar tanto a la Asociación de la Prensa de Melilla como a aquellos máximos responsables de medios de comunicación locales que no han visto en este caso, por la razón que fuera, un hecho noticiable o digno de mención.

Y ahora a seguir hurgando. El Tabardillo no ha hecho más que comenzar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario